domingo, 19 de mayo de 2013

De neumáticos como gomas, de borrar, de borrarse






"Hagan juego señores"



Cambio tras cambio. Foto; formulaf1.es
"Cosecha de marvels". Foto; caranddrivertheF1.es


Iniciada la temporada 2013, la FIA encontró de nuevo irregularidades en los monoplazas Red Bull ¡¡¡ que novedad verdad !!! en el pasado GP de Malasia. Según se cuenta, se dice, se rumorea, que este “serio y solvente” organismo internacional del automovilismo, siempre un modelo, un dechado de virtud, comunicó al equipo del “toro dentro de la lata”, que debía realizar los correspondientes “ajustes” y modificaciones en sus monoplazas, si pretendía disputar el siguiente gran premio de la temporada, que correspondía con el celebrado en China. Como dice el refrán, “mal termina, lo que mal empieza”, a lo que yo añadiría que, “esto me vuelve a oler a cuerno quemado”.

¿Y por donde podía andar la nueva maquinación de Red Bull? Pues andaba por lo “bajinis”, no, no se trata de hablar bajo, es que estaba en los bajos del coche, en el llamado splitter o divisor, antiguamente también conocido como T-Tray o “bandeja del té”, pieza que antecede al fondo plano y canaliza el aire que pasa por la parte inferior del coche (1) incumpliendo los límites de flexibilidad establecidos por la FIA




El “truco” está en que al flexar más de lo permitido, casi toca el asfalto, y mira que me suena esto (2), incrementando la carga aerodinámica del vehículo, pues mejora la velocidad en el paso por curva y la velocidad punta, ya que aumenta el downforce del coche y reduce el drag, es decir, mejor adherencia y menor resistencia al avance.

Parece ser que se han cambiado de nuevo las reglas del juego en la Fórmula 1 y como suele suceder demasiado a menudo, casí todas las temporadas, sin previo aviso. Las presiones, que NO de los neumáticos, de dos “top teams” Red Bull, Mercedes y quizás también McLaren, consiguieron que el fabricante de las gomas, Pirelli, cambiase los compuestos ya elegidos previamente para el ya disputado GP de Bahréin.


McLaren. Barcelona 2013. Foto; f1aldia



El fabricante italiano confirmó al inicio de la temporada los compuestos a emplear para las cuatro primeras carreras del Mundial. Pirelli aseguró que en Bahréin se utilizarían los neumáticos blando y duro, pero a falta de cuatro días del gran premio, sorprendió aunque NO a todos evidentemente, anunciando una modificación en su elección, pues se pasaba a utilizar los compuestos medio y duro. Solo decir, que la pasada temporada 2012 se utilizaron los compuestos blandos y medio  en la abrasiva pista de Sakhir.

El endurecimiento de los compuestos se debe según palabras de Pirelli, a la “alta degradación que sufrieron los neumáticos en Shanghai”. Sin embargo esa “excesiva degradación” afectó más a unos equipos que a otros. Y sorpresa señores, pues los más afectados fueron claro está, Red Bull y Mercedes, cuyos coches desgastan los neumáticos a velocidad de vértigo, los lijan sobre el asfalto, los pulen, sacan brillo a la zona de rodadura, se dejan la goma en cada curva, se "borran" poco a poco en cada vuelta.



Goma de borrar Milán Nata. Foto; marjosl.es


Mientras tanto “la Ferrari” o los Lotus-Renault, estos últimos con idéntico propulsor que los Red Bull, parecen adaptarse mucho mejor a los compuestos ofrecidos hasta ahora por Pirelli, pues el diseño de sus monoplazas preserva, resguarda los neumáticos de desgastes prematuros.

Y llegado el GP de España, tres o cuatro cambios de gomas nunca mejor dicho, “gomas” como las del cole, las Milán, las blancas de “nata”, que duraban dos vueltas a un papel, vamos como los Pirelli en la pista, pues neumáticos NO son. 

Es verdad que no solamente valían para borrar, me refiero a los "borradores", a diferencia de los  neumáticos que NO valen para los F1, pues también nos las comíamos ya que olían muy bien. Imagino que los “compuestos redondos” montados en caras  llantas de aleación no deben oler ni saber tan bien y encima dejan los circuitos del mundial perdidos de residuos, llenos de marvels, de virutas, de pelotillas negras, aunque no de forma esférica, sino más bien informe, desigual, incapaces de ser utilizadas para el tiro, el pádel o el ping-pong. 


Tyrrell P34 en Mónaco. Foto; legendsf1.blogspot


Y yo me pregunto, ¿no sería más fácil calzar a los veloces monoplazas de la F1 con neumáticos “de calle”, de los que venden en cualquier tienda especializada? ¿No puede Pirelli crear un compuesto duro, pero duro-duro, al estilo Harry el sucio y de paso, incluso ponerles ese nombre? Pues yo estoy seguro que darían mejor resultado a la vista de los acontecimientos, de lo visto vuelta a vuelta, de los continuos "deslonados", reventones, pinchazos, pérdidas de presión, vamos de lo que sucede en los grandes premios hasta ahora disputados, pues todo va a peor.


Ferrari 312 T6. Foto; diecastlegends.com


Y otra idea, así, arrojada para quien quiera “pillarla”, que ando jacarandoso por el "espectáculo" dado, visto, oído ¿y si se optase por las ruedas “gemelas” como las que llevan los camiones y autobuses? ¿Y con eje tándem trasero o quizás volver de nuevo al precioso Tyrrell P34? ¿No sería una solución a los pastosos cauchos empleados hasta ahora? Entonces sí que tendrían unas ruedas gordas, muchas, por parejas, por dúos, ocho cada coche.


Williams FW-08B 1982. Foto; legendsf1.blogspot


    Y ahora Ecclestone, el dueño del tinglado, dice que los neumáticos son inapropiados, inadecuados, impropios de la F1, cuando fue él quien echó de su circo a Goodyear, Bridgestone o Michelin, por “cansino”, por cansancio, por hastío, por aburrimiento, "tito Bernie", "tito brasa".

     Así que ahora y sin que medie el consenso entre las escuderías, nada nuevo bajo el sol, pues parece ser que se volverá a los compuestos del año 2012, o a la estructura del neumático usado la pasada temporada, o a lo que sea con tal de que los toros rojos puedan volver a “asomar el morro”, sus morros, en los libres del viernes, jueves en el GP de Mónaco, las clasificatorias de los sábados y claro está, en las carreras de los domingos. A esto se llama competición y lo demás tontunas.


   
Ferrari 312 T6. Foto; taringa.net
 
 

   © Sammas



     P.D. las previstas "novedades" (3) que deberían llegar para el GP de Canadá, han sido pospuestas hasta al menos Silverstone, en lo referente a los "neumáticos" traseros. Resulta increíble que la máxima competición de monoplazas a nivel mundial, sufra este tipo de anomalias, de singularidades, de rarezas, en un apartado que incide de manera crítica, en la seguridad del binomio coche-piloto.

  
   Me pregunto como un fabricante "de gomas" como Pirelli, fundado ni más ni menos que en 1872, puede andar de chapuza en chapuza, viendo como sus compuestos se desintegran, se deshilachan, se descomponen, se desflecan, y ninguno de sus técnicos da con la solución. Inconcebible, aunque todo es posible con Bernie Ecclestone de por medio. 


 

1 comentario: