lunes, 21 de enero de 2013

Un negocio, un gran negocio.






Un negocio  y  24 (22) coches con ruedas gordas






Como siempre José Manuel Zapico alias “Virutas de goma", dejó el listón altísimo de cómo escribir (1) sobre la máxima competición de monoplazas a nivel mundial, que no es otra que la Fórmula 1, de forma admirable y con un toque de ironía marca de la casa, de la suya y de nadie más pues no la hay.

Así resaltaría el siguiente párrafo “La F1 es un deporte encerrado dentro de un negocio” y yo añadiría además que es un deporte de millonarios que quieren HACER más millones, muchos, muchos más, y de vez en cuando hacen rodar "unos coches de ruedas gordas", por unas pistas dentro de unos recintos llamados circuitos, diseñados por cierto desde hace tiempo, todos, por Hermann Tilke.




También me gustaría recordar aquello que en su día Pepu Hernández dijo, tras ganar el Campeonato del Mundo en Japón 2006 y el Europeo en Madrid 2007, aquello de “ba-lon-ces-to”, queriendo dejar claro que NO todo era fútbol, no todo lo movía el mal llamado “deporte rey”, donde por cierto juegan unos tíos que escupen más que corren.

Pues al hilo de lo comentado muy acertadamente por el entonces seleccionador de baloncesto y en mi opinión, la Fórmula 1 es ne-go-cio, bu-si-ness, y SOLO business, mucho mayor del que pueda pensarse a simple vista mirando solo la parrilla, la "starting grid", donde por cierto “grid” también significa “red o cuadrícula”, las redes que se tiran detrás de los boxes, las cuadriculas empresariales que se tejen allí desde incluso antes de la llegada de los monoplazas.




Así Zapico nos cuenta que: "¿Tú que te crees que lo que suelta Botín lo suelta para que a cambio le dan un pase bueno en las carreras? Eso lo hace Don Emilio porque a cambio, se calcula, obtiene un rédito publicitario que quintuplica su inversión en términos de presencia planetaria [...] ¿Qué es que te crees que sólo va a hacerse fotos con Fernando? Pues te columpias: se lo curra como el picador de una mina de carbón. En la última carrera en Abu Dhabi cerró un trato con unos petromoros de los que, seguro, saca tajada a lo grande […] Los de KH-7 firmaron un acuerdo a través de Tata para vender su antigrasa en la India ¿Tú sabes cuantas cocinas hay allí para limpiar? con 1.100.000 millones de payos, echa cuentas. Esto es asín".



 
Y aquí es donde me ha tocado la fibra sensible, el nervio ciático, el hablar de la gente de KH-7 y lo bien que lo han hecho, a lo largo de toda la temporada 2012, con José Mª Lloreda al frente, en cuanto a moverse dentro del paddock y de manera profesional, firmando contratos para la expansión de su empresa, aprendiendo de los que llevan ahí varios años y como no, apoyando al equipo español HRT F1, mientras que los dueños del equipo, los patronos, los propietarios, los hacendados, es decir, Thesan & Banco Popular, solo tomaban el sol, veían pasar a las espectaculares "titis formuleras", intentando ligar bronceado y lo que se moviese, al igual que un grupo de "abrutados" obreros de la construcción, tirándolas piropos "y ", palillo en boca y no sé si con pañuelo en la cabeza, que les faltaba solo el botijo para una estampa mas "Spanish", pues pensaban que los sponsors les vendrían por decenas, caerían desmayados víctimas de sus encantos. Y del resultado de tal nefasta gestión, tenemos hoy el equipo disuelto, pues chaparon el kiosko y desaparecieron como cacos a los que persigue la ley.


"Ni pá ruedas había"


Y como "para muestra un botón", el equipo Marussia, Ma-rusia o Maru-ssia, empezó a pasarlo mal, haciendo aguas como el Titanic, pues tuvimos la espantada de Timo Glock, aquel de la "last lap" de Brasil 2008, con excesiva premura, por la puerta que pone "salida de emergencias", pues dicen que el team arrastra una deuda de más de 95 millones, que sea en euros, en dólares o en rublos, es mucha deuda, mucho parné que pagar.

Y para colmo, después despidieron a Luis Razia, brasileño él, oriundo de un país que "organizará" y ya veremos cómo, ni más ni menos que un Mundial de Futbol en el 2014 y una Olimpiada en el 2016, a pocos días del comienzo de la temporada 2013, pues sus patrocinadores incumplieron con lo pactado y entonces optaron por subir al coche a Jules Bianchi, que trajo bajo el brazo un buen montón de dinero y quizás el motor Ferrari V6 para la temporada 2014, que dicen sus propietarios que entre elegir "pa vodka, o pa coches", pues se quedan con lo primero, con el "bebercio", pues lo otro es demasiado caro y está en manos de un tío muy bajito que parece un gnomo cabreado y muy arrugado, al que algunos llaman "tito".


"Echando humo"

"A los que echaron"



Y para finalizar, el antiguo Team Lotus, luego Caterham sufrió la pérdida de su alma mater, Toni Fernándes mientras su propietario Vijay Mallya anda diciendo que no encuentra 1.000 millones de dólares, MIL kilos de billetes del tío Sam, que no soy yo, perdidos en su aerolínea, así que ya veremos cómo termina la cosa de financiar su equipo de coches "con rodillos adelante y atrás".

Lo dicho, un negocio, un gran negocio extremadamente caro.


© Sammas




Fotos: Google, globoesporte.globo.com, Car&DrivetheF1.com






P.D. Y hablando de NEGOCIOS, de buenos negocios, me preguntaré siempre, por años, la razón de la no continuidad en la colaboración con Red Bull del equipo español HRT F1, sentando a otro joven piloto de la escuela presidida por el "doctor", pero en leyes, Helmut Marko, durante la temporada 2012, como fue el caso de Daniel Ricciardo y que según se comenta, pudo suponer más de 5 millones de euros en el año 2011.

 
HRT F111. Ricciardo. Monza 2011





No hay comentarios:

Publicar un comentario