jueves, 27 de noviembre de 2014

One week later: colorín colorado, esto ...







EL ESPECTÁCULO LLEGÓ A SU FINAL … END IN ENGLISH




… aunque dicho en la léngua de Shakespeare, The show comes to end, queda como más musical, dada la ausencia de ruido de motores durante toda la temporada. Quizás todo fuese debido, a que determinadas gentes responsables de este circo, no miro a nadie y menos guiñando un ojo, piensan en exclusiva con las posaderas. De ahí el carrusel sin sentido ni sensibilidad, y esto último, que se lo cuenten sobre todo a Marussia. Así se puede entender lo de “pasar de los ESPECTAdores”, pues se cabila con el “CULO”.



"Tlompeta" en la F1. De: Grand Prix Diary



Abu Dhabi significa textualmente “Imarat Abu Zabi o padre de las gacelas” en el idioma autóctono, el árabe, aunque allí se criaban camellos, los cuatro patas me refiero, caían dátiles de las palmeras y recolectaban perlas en sus aguas costeras. Fue brotar el petróleo, año 1970, y acabarse todo eso. Poseen el 9% de las reservas mundiales de crudo y el 5% de las de gas natural. Sol y arena, solo eso era Abu Dhabi hace 30 años. La superficie de este territorio en forma de “T”, y uno de los siete integrantes de los Emiratos Árabes Unidos, EAU, es de 67.340 km2, la extensión de Castilla La Mancha, para alrededor de 950.000 habitantes autóctonos. La cifra de “importados” para servirles, puede superar los 2 millones. Su cifra de PIB representa al 15% del total de los EAU, unos 400.000 millones de dólares. Por tanto tocan a más de 70.000 dólares de media por habitante. Allí nada fabrican, y menos coches, así que los importan por cientos, normalmente de alta gama y lujosas marcas; por cierto la súper cotiza a unos 0.40 euros el litro, aunque allí se expende por galones, es decir, 4.5 litros. 

Su bandera es extremadamente sencilla, predominando el rojo, que simboliza la sangre, pues acapara 5/6 de la enseña. Solo vemos el color blanco, signo de pureza, en el cuadrado de la parte superior izquierda junto al asta. No muestra escudo alguno. Como moneda, manejan con soltura el Dírham, cuyo cambio con el euro a 5/1. Ahora las gentes van muy bien vestidas, con túnicas llamadas “Kandora”, por supuesto blancas, mientras deben ser negras para ellas, “Abayas”. Unos de los platos más tradicionales allí, es la “Ma´louba” o paella árabe, compuesta de arroz, carne y vegetales, pero cocinada en una especie de olla; nada comparada con la que aquí preparamos. Croquetas de garbanzos, verduras y varios tipos de yogurt, completan la dieta. Imagino que de prepararles unos callos, un buen cocido o una fabada, con los 50º de temperatura que por allí gastan, cualquier cocinero sería deportado de inmediato a su país de origen.

Dejando de lado las cuestiones geográficas, de enseñas o costumbristas, los poetas siempre ensalzaron la mocedad, con aquello de “juventud divino tesoro”. Pues llego Ecclestone con sus 84 inviernos y como siempre, nos chafó la lírica diciendo: “prefiero a los de 70, que esos tienen dinero por montones”, pues compran exclusivos Rolex todos los días, tras sacar fajos de billetes de sitios como UBS. Curiosos fue no decir nada “de las de 70”, pues vistas sus parejas “sentimentales”, afirmo que solo mentaba al género masculino. Ya puesto y con el traje de faena, comentó que a él “esas tonterías de la redes sociales”, refiriéndose a Facebook y Twitter, pues le resbalan, le dán iguá. En cuanto a los graves problemas financieros de Marussia y Caterham, los comparó con “las mujeres y sus gastos con las tarjetas de crédito”. Que yo me pregunto que tendrá que ver un equipo de F1, con lo anterior. Mejor nada decir en referencia “al pobre chico” de Oscar Pistorius, pues eso da repelús.



"Soy asín, que le voy a facé". De: Sutton




Quien no ha escuchado alguna vez, ese cántico infantil que dice: “donde están las llaves, matarile, rile, rile, donde están las llaves matarile, rile, ron, chimpón”. En el caso de la F1, véase el kiosko de Bernie, habría que preguntar “ande está la pasta, si en el fondo del mar … o en un fondo de inversión”. Ecclestone, que “parea” con lo anterior, presume de repartir equitativamente la guita entre todos los integrantes del espectáculo, pero unos lucen muy buen pelo, mientras otros, “andan a dos velas” e incluso a una y mu gastá. Y es que mientras los poderosos, Ferrari, Red Bull y ahora Mercedes, reciben sumas con varios ceros, los de la tabla media/baja, ven cifras que no les llegan ni para pagar las baterías de los nuevos power unit. Así mientras RBR el año pasado pudo ingresar más de 125-130 millones de euros de parte de la CVC Capital Partners / FOM, otros como Williams no llegaron a los 40 millones de euros.  Además se rumorea que los de Maranello gozan de un estatus especial, con un 2.5% extra, procedente del total de la recaudación de cada año.

Para colmo, y lejos de poder siquiera fantasear, soñar con que todo este despropósito pudiera cambiar de una vez, más que nada por cuestiones “naturales”, de perennidad, olvidarse ya mismo muchachada. Resulta que Mister “E”, en una aparición televisiva, espetó esta sentencia: “El único motivo que me puede hacer dejar la fórmula 1 será un ataúd”. Si saber esto, es ya de por si desmoralizador, el escucharle largar que “no le gusta la democracia”, dado que ese sistema es para los que deben trabajan en grupo, pues “paty & difuso” te quedas. La consumación de toda esta pila de dislates llegó con “las cosas deben ser así y ya está”. A eso lo llamaban antiguamente, cesarismo o tiranía, luego, en los siglos XVIII y XIX, absolutismo, para luego pasar a ser conocido como totalitarismo, despotismo o sencillamente, un rancio y añejo caciquismo.

Luego supimos por boca de Toto Wolff, que lo serio y las restricciones van de la mano, que lo prudente es dejar las cosas como están, en relación a los nuevos propulsores híbridos. Y es que a Mercedes Motorsport todo le rueda sobre hojuelas, con miel o sin ella. Entonces Wolff concluye y luego afirma: ¿para qué hacer cambios? ¿Pero si resultarían carísimos, ruinosos? La respuesta es fácil y sencilla, sobre todo para los otros dos fabricantes, Renault y Ferrari al que sumar Honda para el 2015, de engines V6 Turbo: ponerse a la altura de las balas plateadas. Con ello mejorarían sus ingenios impulsores para unas mayores prestaciones, que redundarían en una creciente competencia entre todos, en carreras más vistosas. En cuanto al dinero, y una vez embarcados en esta locura de complejísimos sistemas híbridos, más caros que una fregoneta llena de jamones “3J”, pues “de perdidos al rio … o mejor al túnel de La Engaña”, pues largo y muy oscuro es, de más de 7 kilómetros.



Toto Wolff. De: Sutton



Pese a quien le pese, que será mucho, aficionados de todas las edades, pusieron unas cuantas pound, más de 2.35 millones de ellas, para hacer posible que el team Caterham pudiese estar presente en la última carrera del año. Luego le tocó el turno de asignar los dos volantes disponibles para ello. El primero fue prontamente confirmado, el nipón Kamui Kobayashi, quien precisamente acudió a la misma fórmula, el crowdfunding, para dicen obtener 6 millones de dólares y pilotar unos de los bólidos verdes en la mayor parte de la temporada actual. Para el segundo, la lista de posibles fue muy larga. Ericsson se desligó definitivamente del equipo tras fichar por Sauber, seguidos de Robin Frijns, actual test driver de la escudería y Jolyon Palmer, el vigente campeón de la GP2, estos dos últimos por falta de guita para poder pujar. Luego sonaron André Lotterer, Roberto Merhi, e incluso, Rubinho. Pero al final fue el británico Will Stevens, el afortunado de ocupar ese lugar. 

McLaren mantendrá el suspense, deshojará la margarita, consultará al oráculo, en relación al anuncio de su alineación de pilotos cara al año 2015, hasta al menos, los primeros días del mes de Diciembre. Según fuentes emanadas desde Woking, necesitan concentrarse en el desarrollo en pista de su nuevo bólido, el MP4-29H con propulsor Honda, hasta pasados los test celebrados tras la carrera de Abu Dhabi y que tan grises resultados dieron. Y aunque vea en esta decisión cierta lógica, cara a la afición española, solo podría calificarla de manera un tanto “Almodovariana”, es decir, "Al borde de un ataque de nervios". Efectivamente, así anda gran parte de la hinchada, de los adeptos al piloto español, primeramente vestidos de color azul, luego plata, pasando al naranja-amarillo y finalmente de rojo. No sé si también tendrá algo que ver en esto, el manifiesto "cariño y simpatía" que siente Ron Dennis por todo lo spanish.

Y siguiendo con el hilo anterior, como si fuesen anillos de humo, cantaba hace tiempo la Montiel aquello de, "fumando espero, al hombre a quien yo quiero". Pues la situación de Sebastian Vettel, es del todo opuesta a la de Sara. El mozuelo de Heppenheim anhelaba la marcha, una partida, una mudanza inmediata de un bicampeón mundial, cuyo origen se sitúa en una verde región española, famosa por un plato llamado fabada. Y como esta no se producía pronto, que ya se produjo, ya,  con esa espera, casí cae en el mundo del tabaco. La Philip Morris sopesó nombrarle seguro, director de ventas, ante el quieto anuncio del fichaje por la escudería dil Cavallino. Para rebajar un poco la tensión acumulada, Seb dijo que las cosas son como son, que de culpabilidades ninguna, aunque yo eché a faltar esto: clausulas contractuales. Me refiero a los acuerdos que unen dos o más partes. Por ejemplo en la F1, al piloto con su equipo, al equipo con sus patrocinadores, a los esponsors con el piloto, etc.


Vettel. 2011 en Valencia. Foto: Sutton



© Sammas



Ver otros ecos:


“Artículo original en caranddriverthef1.com”

“Cosas de gourmets”

 “Una vez agotada la caipiriña”

“One week later: Interlagos – Brasil 2014”

“One week later: Austin – EE.UU 2014”

 “Quien tiene un amigo, tiene ¿un tesoro?”

"One week later: Sochi - Rusia 2014"

“One week later: Marina Bay – Singapur 2014

Información de F1 en: "Ecos desde los boxes"



No hay comentarios:

Publicar un comentario